Cómo ser una esposa sumisa

La forma en que las parejas manejan sus matrimonios pueden ser muy diferentes unas de otras, y es que dependiendo de las tradiciones, de la crianza y de las creencias que tenga cada quien es muy normal que un estilo de convivencia se imponga sobre otra. Evidentemente esto puede generar ciertos conflictos por el choque de ideas, sobre todo al principio de la convivencia, por lo que es muy importante que alguno de los integrantes de la relación ceda un poco en sus ideales para poder llevar una relación sana y en paz.

Algunas personas tienen el concepto de una relación en equipo, en donde ambos se dividen las responsabilidades, ambos trabajan fuerte y ambos plantean sus ideas y llegan a un consenso antes de la toma de grandes decisiones. Se trata de un estilo de relación en donde los integrantes tienen autoridad por igual y que por lo tanto suele traer dificultades a la hora de desarrollarse al principio pues por lo general se da cuando ambos están acostumbrados a imponer sus pensamientos, teniendo que aprender como considerar la opinión del otro.

El otro estilo de relación es el tradicional, en el que toda la autoridad recae sobre uno de los integrantes de la pareja, siendo este quien toma las grandes decisiones, quien trabaja más fuerte y quien maneja a grandes rasgos la relación. Esta persona puede llegar a ser tanto el hombre como la mujer, pero lo cierto es que lo más común es que se trate siempre del hombre.

Es el varón de la relación quien maneja todos los hilos y la mujer quien acata las reglas, un estilo de relación que también puede generar ciertos conflictos a la hora de implantarse pues la mujer puede llegar a pensar que está siendo menospreciada.

Hay muchas mujeres que por el contrario defienden este tipo de relación, pues dejar todas las responsabilidades al hombre que por naturaleza es el “fuerte” es algo que les permite estar más tranquilas y dedicarse a por ejemplo cosas del hogar, para este tipo de relaciones les recomendamos visitar esto https://lostetas.cl/como-ser-infiel-sin-que-nadie-se-de-cuenta-y-sin-remordimientos/ con el fin de que tengan claro de que su pareja posiblemente les será infiel aún cuando se muestren sumisa a sus deseos, pues un hombre dominante de ego extrapolado, siempre tendrá que buscar algo más imponente que dominar, así que la sumisión es un logro ya creado, pero siempre tendrá nuevos retos, si aún insiste en ser sumisa con su pareja, continúe el texto.

Ciertamente este último tiene sus ventajas y desventajas, y el cómo se maneje tu relación con tu pareja dependerá de tu estilo, el de tu esposo y lo que ambos consideren mejor para su relación. Si eres una mujer empezando una relación en donde asumes el papel sumiso y estas algo confundida sobre como acostumbrarte a ello, te recomendamos seguir leyendo para encontrar algunos de los consejos que te harán tener éxito.

Como ser una esposa sumisa

  1. Como bien ya dijimos, en la relación en donde la esposa es sumisa es el esposo quien toma la mayoría de las decisiones. Aprender a dar un paso atrás en la toma de decisiones es quizás lo más importante, no solo porque hará a tu esposo sentirse el fuerte de la relación sino porque además te involucrará más en el papel que quieres desempeñar. Puedes decidir mientras el esté ausente, sobre todo en relación a cosas de menos importancia, pero cuando se trate de los valores a manejar en el hogar, la crianza de los niños, las grandes inversiones y ese tipo de decisiones importantes siempre debes consultarlo y dejar a tu esposo la última palabra.
  • Para el esposo que lleva toda la relación lejos de ser algo fácil puede llegar a ser algo estresante. Cuando ambos se dividen las responsabilidades puede ser más fácil lidiar con los problemas y las preocupaciones pues estas se dividen, pero en cambio cuando es uno solo el que maneja todos los hilos, todo el peso recae sobre él. Es importante que a pesar de que tu papel este alejado de este tipo de preocupaciones colabores con tu marido y le brindes apoyo cuando lo necesite. Aprende a escucharlo y aconséjale dentro de lo que puedas.
  • Los esposos dominantes asumen todo tipo de responsabilidad muchas veces con el deseo y la intensión de liberar presión a sus mujeres. Asume tu papel y aprovecha esto para cuidar mucho tu apariencia. Seguramente tu esposo no dudara en ofrecer dinero para el gimnasio, comprar vestidos elegantes y maquillaje de calidad, así que lo mejor que puedes hacer es representarlo muy bien con un aspecto muy atractivo.

Asegúrate de no cometer el error de asumir papeles que no te corresponden. Si discutes con tu esposo sobre lo que debes hacer y lo que no podrás estar más segura de hasta dónde llegan tus responsabilidades.

Deja una respuesta